Cuando el LAB, un bar altamente respetado entre bartenders profesionales organiza un “Reematch!!! Beeyatch!!!” en Londres, la hoguera está encendida. Una noche de masacre coctelera para descubrir, al final, quién es el bartender más rápido de todos. Dado que somos una escuela de coctelería, EBS Londres se unió a la acción, así que tres de nuestros instructores dieron un paso al frente, junto con los hooligans ocasionales, a los que normalmente llamamos estudiantes.

¿Qué es “Rematch!!! Beeyatch!!!” exactamente?

¿Recordáis aquella escena en la película Zoolander, en la que Derek desafía a Hansel “he’s so hot right now” Mc Donald a un desfile en la pasarela mientras David Bowie, cuidadosamente hace de juez? Bueno, eso es un “Reematch!!!Beeyatch!!!”, el equivalente en el mundo de la coctelería, donde 20 bartenders pagan una inscripción de £50 para “combatir” en un concurso demente de velocidad en el que el ganador se lleva todo. Ya hace un buen tiempo que se realiza esta competición y dado que no se aceptan patrocinios corporativos, es tan real como se ve.

Cómo lo hagas no importa mientras seas capaz de elaborar 10 bebidas de la manera más rápida posible y, a menos que quieras una penalización de 5 segundos, las bebidas deben estar bien presentadas y bien balanceadas, como en cualquier buen bar. Desde su creación, esta competición ha sido organizada alrededor de todo el mundo con las mismas reglas. Cada competidor realiza los 9 cócteles requeridos y termina su set abriendo una cerveza (la décima bebida). El cronómetro se para y los jueces revisan las bebidas para dar los resultados.

Para que os hagáis una idea de lo civilizadas que son estas competiciones, solo hay que echar un vistazo a la actuación de algún competidor de una edición anterior del “Rematch!!!Beeyatch!!!”. A pesar de que algunos cócteles son simplemente arrojados o estrellados dentro del vaso, deben lucir y saber lo suficientemente bien para no decepcionar a los clientes, si no los jueces aplicarán una penalización de 5 segundos o podrán, hasta incluso, descalificarte. El set oficial de cócteles es 2 daiquiris, 1 mojito, 1 caipirinha, 1 mai-tai, 1 zombie, 1 planter’s punch, 1 cuba libre, 1 piña colada y, por supuesto, 1 cerveza.

Un mes para que EBS estuviera listo

Teniendo el montaje perfecto de varias estaciones de barra en EBS Londres, Jumbles, Julien y Flavius, experimentaron una organización eficiente de botellas y cuenta de segundos. Se pueden ganar segundos adicionales mejorando los agarres, intentando diferentes movimientos y formas eficientes de llenar los vasos de hielo. A pesar de que sus mejores tiempos oscilaban entre 1’25” y 1’40” ellos eran conscientes de que estar en una barra con la que no estás familiarizado, las incesantes interrupciones del público y encontrarte fuera de tu zona de confort afectaría a sus demostraciones.

Jumble “prepara” la barra

Cuando, cordialmente, se nos invitó a entrar, el bar ya estaba medio lleno. Una mezcla de público compuesta de bebedores de domingo por la tarde, estudiantes de EBS dando su apoyo y sobre todo el público más difícil de todos: ¡los colegas bartenders! Mientras los competidores montaban sus estaciones, el LAB se iba llenando hasta el máximo. El evento se había transformado en un caldero hirviendo de aficionados a la coctelería, sedientos y para los competidores ya no había tiempo para pensar. ¡Si parpadeas, pierdes!

ebs instructor free pour

El primero de todos fue Jumbles, nuestro valioso instructor de EBS que demostró algunas técnicas de servicio increíbles, mientras que el vigente campeón, Stuart Hudson, le vigilaba desde el fondo. Jumbles y su agarre cruzado de lima, limón y almíbar dejaron al público con la boca abierta, y tras derramar la mitad de su piña colada sobre la barra, terminó su turno con una impresionante marca de 1’45

Justo después de Jumbles era el turno de Flavius, quien parecía estar en trance durante toda su actuación:

speed pour bartender

Ser frío como el hielo, tuvo su recompensa. Flavius ejecutó una ronda perfecta a pesar de que cometió un desafortunado error vertiendo Orgeat (un sirope con base de almendras) y granadina que podría haber significado la descalificación inmediata.

Flavius terminó su actuación con un tiempo de 1’46”, seguido de un “dame esos 5” para intimidar a los competidores:

Flavius y Jumbles no solo marcaron un límite de tiempo bastante bueno, las botellas se iban poniendo cada vez más pegajosas y el público cada vez más ruidoso. Consecuentemente, las marcas de tiempo iban incrementando a un ritmo constante: 2’10”, 2’55” hasta incluso 3’55”. Hasta que nuestro instructor Julien se colocó detrás de la barra.

Animado por los estudiantes de EBS y determinado a mantener el nivel de los primeros competidores, Julien consiguió que las pegajosas botellas funcionaran una vez más y exprimió una interesante marca de 1’51”.

A medida que la competición se desarrollaba, los bartenders del equipo de EBS fueron los únicos en alcanzar marcas por debajo de los dos minutos, haciendo que algunos competidores recurrieran a medidas desesperadas. El por qué uno de los jueces se sacó los pantalones y los puso sobre la mesa, continuará siendo un misterio, pero merece puntos extra por mantener la camisa en su sitio.

A lo mejor nos estamos poniendo muy chulos, nunca lo sabremos, pero la supremacía de la European Bartender School llegó a su fin cuando el ganador de la edición anterior, Stuart Hudson se colocó detrás de la barra. Otros bartenders observaron con incredulidad, gente intentando entender lo que estaba pasando y cuando el polvo se asentó, Stuart había terminado su presentación en 1’39”.

Después de la asombrosa actuación de Stuart, el resto de la competición no fue más que un día en el circo, con los bartenders solo pasando un buen rato, vistiendo lo que les apeteciera durante su presentación. Yo me sentiría extraño si tuviera que aceptar un cóctel de un bartender que viste borlas en sus pezones, pero esta noche, era una noche especial…

Un agradecimiento especial a todos los competidores que formaron parte de esto, al LAB y su increíble personal por su ayuda y por siempre recibirnos con una sonrisa cuando les visitamos con EBS, a Oana por la fantásticas fotografías y finalmente felicitar a Stuart Hudson por hacerse con el premio en efectivo de £1000. EBS Londres volverá…