Moscow Mule: Descripción y origen

El Moscow Mule es un cocktail elegante y cuenta con un sabor que al mismo tiempo es complejo y delicioso, aunque su preparación dista mucho de ser algo complicado. En este post aprenderás a dominar la receta y conocerás su origen.

Pese a que el Moscow Mule está muy asociado a Rusia porque uno de sus ingredientes principales es el vodka, fue en los Angeles donde realmente empezó todo. En 1941 fue creado para que los americanos se acostumbraran al sabor del vodka, y en un breve período de tiempo se convirtió en todo un éxito. A día de hoy es mundialmente conocido.

Ingredientes necesarios para preparar el Moscow Mule

Moscow mule siendo preparado por un barman

Ahora que ya sabes un poco sobre el Moscow mule, vamos a prepararlo. La lista de ingredientes no es muy larga, pero debes asegurarte de elegirlos correctamente. Para el vodka, recomendamos Smirnoff, o si lo prefieres, Absolut también funciona. La cerveza mientras sea de jengibre es suficiente, y la lima, si la exprimes al momento, mejor.

(Para 1 Moscow Mule)

  • Una taza de cobre de Moscow Mule
  • Una cucharada de cubitos de hielo
  • 40ml de vodka
  • 20ml de zumo de lima recién exprimido
  • Cerveza de jengibre (para acabar de rellenar la taza)
  • Una rodaja de lima para decorar

Pasos de la receta del Moscow Mule

Paso 1

Empieza a preparar el cocktail echando una cucharada de cubitos de hielo en la taza de cobre. Las tazas de cobre para Moscow Mule son muy fáciles de encontrar en internet, y en EBS nos gusta seguir con las tradiciones, así que te recomendamos mucho que tengas siempre un par disponibles en casa.

Paso 2

Seguidamente, añade el vodka y el zumo de lima. La receta original del Moscow mule usa Smirnoff, que es uno de nuestros vodka favoritos. Puedes escoger la versión clásica, o si quieres un sabor diferente, prueba con una de sus mezclas premium, cómo Smirnoff Red o Smirnoff Black. Estos dos últimos estan filtrados con carbón, dándoles un sabor más complejo y auténtico.

Paso 3

Rellena lo que queda de taza con cerveza de jengibre y decorala con una rodaja de lima. Si no tienes a mano cerveza de jengibre, podrías llegar a sustituirlo por ginger ale, aunque ten en cuenta que una buena cerveza de jengibre puede llegar a ser la estrella del cocktail. Le da al Moscow Mule un toque picante que complementa muy bien con la lima y el vodka.

¡Y ya estaría! Disfruta del Moscow Mule que has creado.

Si te ha gustado preparar el Moscow Mule, nuestro curso de coctelería podría ser perfecto para tí. En solo 4 semanas, dominarás más de 65 recetas, harás muchos amigos y vivirás la mejor experiencia de tu vida. ¿A qué esperas?