Los bartenders profesionales, especialistas de la coctelería pueden llegar a elaborar algunas recetas muy retorcidas, pero no hay razón por la cual no poder disfrutar ciertos cócteles en casa. Incluso aunque no tengas el equipo necesario en casa, hay una variedad de cócteles clásicos que cualquiera puede hacer en casa, ya que la receta sólo necesita ser “construida”. Construir un cóctel, lo opuesto de agitar, colar, revolver, batir, distribuir por capas o flambear; quiere decir que sólo deberás verter los ingredientes en el vaso que lo servirás. Los ingredientes de diferentes densidades pueden acabar flotando uno sobre el otro, con lo cual añadimos la varilla mezcladora o swizzle stick, para mezclar todos los ingredientes.

1. El Mojito

Tradicional, muy refrescante y súper fácil de elaborar

Con ingredientes tan comunes como gajos de lima, sirope simple (azúcar liquida), hojas de menta, ron ligero (blanco) y soda, los Mojitos son súper fáciles de elaborar y además resultan un gran cóctel veraniego que merece estar bien hecho. Pon los gajos de lima al fondo de un vaso macizo, junto con el azúcar líquido. El siguiente paso sería coger un mortero (la parte posterior de una batidora de varillas o un cuchillo de cocina tambien sirve) para machacar las limas entre cinco y diez elegantes veces. No muy fuerte, ya que no queremos que los jugos amargos de la piel de la lima se liberen. Llena el vaso con tres cuartos de hielo picado, agrega el ron y completa el vaso con un poco de soda. ¡Tu trabajo está listo: utiliza algunas hojas de menta para decoración y sírvelo!

2. El Moscow Mule

Otra bebida clásica, también conocida como el Vodka Buck

Coser y cantar. Combina el vodka con zumo de lima en un vaso alto con hielo cubo. Añade el Ginger Beer. Revuelve ligeramente y decóralo con un gajo de lima. Acabas de recrear una pieza de la historia de la coctelería con un cóctel que se originó en la década de los cincuenta.

3. Gin Tonic

Ideal para ver de a sorbos cortos

Con sus raíces profundamente arraigadas en el pasado colonial británico, el Gin Tonic, en sus orígenes era un remedio para la malaria, ya hablaremos de esto en otro blog. Súper sencillo de realizar, un buen Gin Tonic se elabora vertiendo el gin sobre el hielo dentro de un vaso de trago largo. Lo siguiente es el agua tónica, agrega un gajo de lima, y ya está.

4. El Screwdriver

Otro trago largo

Tan fácil como el mecanismo de un destornillador, las variaciones son interminables contando el “sonic Screwdriver”, “Dew Driver”, el “mexican Screw” (¡obviamente, tequila!), “Sloe Screw”, “Comfortable Screw”, “Harvey Wallbanger”, “American Scre”, “Royal Screw” y la lista sigue y sigue con el zumo de naranja como constante y las variaciones en el vodka y las cantidades, comprenden el desafío interminable de atreverse con los nombres más cutres posibles. Adivina que lleva un “Slow Comfortable Screw up Against the wall”…

5. Cuba Libre

Demasiado sencillo para llamarlo cóctel

El Cuba Libre es un cóctel de trago largo hecho con cola, lima y ron claro. Este trago largo a menudo se conoce con el nombre de Ron Cola, o cubata, ¡pero no es lo mismo! La clave es el jugo de lima, lo cual en EBS esperamos ansiosos por poder mostrarte, que marca toda la diferencia. Completa tu vaso con hielo, añade zumo de lima, el ron y la coca cola. Decora con un gajo de lima, ¡y ahi lo tienes! ¡Delicioso!